reseña de la novela Tokio Blues de Haruki Murakami

Reseña de la novela ‘Tokio Blues: Norwegian Wood’, de Haruki Murakami

Toru Watanabe, un hombre de 37 años, está montado en un boeing 747 a punto de aterrizar en el aeropuerto de Hamburgo (Alemania), cuando comienza a sonar por los altavoces una versión de la canción Norwegian Wood de The Beatles. En ese momento, sufre un estremecimiento que le lleva a recordar sus años de adolescencia y sus primeros años de estudiante en la universidad (1969), cuando aún vivía su amiga Naoko y su novio (y amigo de Toru) Kizuki ya había muerto porque se había suicidado a los 17 años de edad.

Tokio Blues: Norwegian Wood (Tusquets, 2007) es una novela del escritor japonés Haruki Murakami y es la historia de cómo Watabane vuelve al pasado para recordar cómo era su vida unos 18 años antes del momento en el que comienza el libro. De manera que del estremecimiento y parálisis que sufre el protagonista, pasamos al estremecimiento y la emoción que vivirán los lectores que tengan la enorme suerte de leerla.

Haruki Murakami plantea en este libro, como en todos los suyos, una o varias historias de amor, porque ese sentimiento está presente en todas sus novelas, de una manera u otra. Pero las novelas de Murakami van mucho más allá de eso, siempre con una narración perfecta, un estilo extremadamente cuidado. Tokio Blues enamora, hace vibrar, hace sufrir, hace sonreír, hace gozar, pero también, en ocasiones, provoca mucha tristeza.

El protagonista y narrador de la novela en primera persona es Toru Watanabe (este es el nombre de hasta tres personajes diferentes del libro de relatos El elefante desaparece), un hombre del que no sabemos bien a qué se dedica ni por qué ha volado a Hamburgo. Pero vamos a conocer a fondo su pasado, su historia con Naoko, una joven que pierde a su novio, amigo en común de ambos. Al hacerlo, se pierde un trío de personas en el que el punto de sustento es Watanabe, igual que le pasará en sus primeros años de universidad con su compañero de residencia, Nagasawa (un joven que quiere trabajar en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón y es un chico egoísta, egocéntrico, narcisista, agresivo y cínico), y su novia, Hatsumi.

Las tramas de Tokio Blues: Norwegian Wood se dividirán con Toru Watanabe siempre en el centro y siempre entre dos personas más: por un lado, Naoko y el desaparecido Kizuki; en segundo lugar, la exuberante, atrevida y sexual Midori Kobayashi, con su novio (desconocido para el lector); por otro, otra vez Naoko con Reiko Ishida, su compañera de habitación en una extraña residencia a la que se retira para solventar sus problemas de salud mental; y, en cuarto lugar, con Nagasawa y Hatsumi. Estas son las personas protagonistas de esta novela de Murakami, siete en total con su universo personal de amor, de soledad, de sexo, de abandono.

La vida en la residencia universitaria no tiene mucho más interés que Tropa-de-Asalto, el compañero de habitación de Watanabe, un joven estirado y rapado que tartamudea y parece estar en consonancia con la rectitud y la ideología de derechas que reina en la universidad, regida por una extraña organización que viene a recordar a la que teje toda la vida en Japón en La caza del carnero salvaje, y por ser el lugar donde conoce a Midori. Porque quien haya leído las novelas de Haruki Murakami verá muchas conexiones entre ellas, más allá de entre las que la hay porque son bilogías o trilogías.

En Tokio Blues, vemos una excelencia literaria fuera de toda duda, que Murakami muestra en su máxima expresión en otras como La muerte del comendador o 1Q84, dos de mis favoritas, sin lugar a dudas. El grado de sensualidad, de atrevimiento, de dolor, de tristeza, de silencios incómodos, de humor… que hay en esta novela la hacen una de sus mejores. Y es difícil elegir la mejor novela de Murakami, eso es cierto, uno de los escritores que más veces suenan cada año para ganar el Premio Nobel de Literatura y que este año, al menos, ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2023.

Volviendo a esta novela y dejando a un lado los premios que recibe o deja de recibir (y que sin duda merece, porque el universo de Murakami es maravilloso), Toru Watanabe siempre está en la cuerda floja en todas sus relaciones y vive momentos de amor y sexo en varias ocasiones (perdidamente enamorado, eso sí).Tokio Blues: Norwegian Wood nos deja reflexiones sobre el poliamor; sobre el sexo libre, la rebeldía de la juventud… pero también sobre la dificultad de conocer a otra persona; sobre el miedo a la muerte o todo lo contrario, no importar morir (como las ganas de desaparecer que tiene el protagonista de Los años de peregrinación del chico sin color, una de las novelas más sentimentales, más estremecedoras de Murakami con Tokio Blues) y sobre la dificultad que tiene pasar de la juventud a la madurez por los golpes de la vida.

¿Qué caracteriza a Toru Watanabe? Es un joven culto, enamoradizo, ducho en la cocina (la gastronomía es muy habitual, como el alcohol, en los libros de Murakami), hasta cierto punto tímido (tan diferente a la libertad sexual de Midori Kobayashi, siempre con ganas de sexo y de ver películas porno duras con él). Pero en el fondo, un chico que, como le dice Reiko Ishida, sabe conectar tan bien con las mujeres a pesar de ser tan joven. Pero Watanabe sufre, sufre mucho, las continuas desapariciones de personas de su entorno, de amigos, de amores que jamás volverán. Ahí también se muestra opuesto a Midori, porque a quien más se parece el narrador, recordando su traumático pasado al estar a punto de aterrizar en el aeropuerto de Hamburgo, es a Naoko.

Tokio Blues tiene que estar entre las lecturas de cualquier persona que se defina como amante de los libros. Murakami ama la soledad, ama la música clásica y la música moderna (sus libros están llenos de alusiones a estilos como el pop, el jazz o el rock). Y al igual que el personaje de Aomame sufre un estremecimiento cuando escucha en el taxi la Sinfonietta de Leoš Janáček al inicio de 1Q84, Toru Watanabe lo sufre con Norwegian Wood de The Beatles al inicio de este libro montado en un avión. La música, como la fina línea que separa la realidad de la fantasía, como el amor, son los ingredientes, entre otros más, que no faltan en una novela de Murakami.

La capacidad que tiene Haruki Murakami de coger el escalpelo y diseccionar la mente y el corazón de sus personajes es tremenda. Es un maestro de la literatura, no se puede objetar mucho a esta frase cuando nos adentramos en sus libros y nos dejamos atrapar por ellos. Desde novelas tan extensas como los tres libros que componen 1Q84 o los dos tomos de La muerte del comendador, hasta otros más cortos como los cuatro últimos de los que he escrito reseñas, una y otra vez hay que recapacitar y pensar en la magia, dolorosa o placentera (el placer de la lectura siempre está en sus libros), que se palpa en cada uno de ellos.

Esta novela de Murakami, Tokio Blues: Norwegian Wood, lo tiene todo: las ansias de libertad; el dolor de la vida; el placer del sexo; los puñetazos al estómago de la muerte; el consuelo de los amigos; el realismo mágico a la japonesa de esas sombras nocturnas que no sabemos si son de carne y hueso o alucinaciones de los protagonistas; el sufrimiento del vacío del corazón; y el amor como la única salvación posible que tenemos los hombres y mujeres. Es verdad que hablar del amor, de la muerte, del sexo o de la soledad no es nada nuevo, que lo hacemos todos los escritores, pero pocos (o ninguno) como Murakami.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Jesús de Matías Batalla.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Webempresa Europa SL que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.