Poema ‘Te llamaban puta’ dedicado a la libertad de las mujeres

Hoy es 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, y afortunadamente cada año esta fecha tiene más significado, importancia y repercusión social y política en España. Una prueba de ello fue el cambio social que se vivió el año pasado con la huelga feminista, que se repite hoy con la huelga feminista 2019.

Por eso quiero aportar mi grano de arena como escritor a la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres, y una forma que tengo para hacerlo es escribir poesía.

Libertad sexual de la mujer

El poema ‘Te llamaban puta’, que escribí el año pasado, es un canto a la libertad sexual de la mujer, una crítica a quienes se oponen a esta libertad (y a todas las libertades cuando las disfrutan las mujeres) y es parte de mi aportación al feminismo.

Vídeo en el que recito el poema ‘A ti te llamaban puta’ en el Planeta Poético II (14/05/2018)

A ti te llamaban puta‘ es una denuncia a la culpa que parte de la sociedad atribuye a las mujeres cuando se producen acosos sexuales o violaciones. Ni el alcohol es un eximente de culpa para el hombre que abusa, acosa, agrede sexualmente o viola, ni vestir de una forma u otra es símbolo de provocación por parte de la mujer ni carta blanca para que un hombre le haga lo que quiera.

La culpa nunca es de una mujer que viste minifalda o escote, es del hombre que la agrede. La culpa nunca es de la mujer que camina sola por la calle, de noche o de día, es del hombre que la agrede. La culpa nunca es de la víctima, es del agresor.

Para quien esté interesado en leer el poema, lo dejo a continuación escrito. Este es uno de los que quiero incluir en un próximo poemario que estoy escribiendo.

Te llamaban puta
 
Mira sus rostros austeros
marcados por la prohibición,
siempre le tuvieron miedo
a los castigos de su Dios.
 
Sus bocas jamás temblaron
con besos hambrientos de amor,
bajo el sol del verano
cuerpos bañados en sudor.
 
A ti te llamaban puta,
pero nunca te vendiste,
no fuiste una virgen pura,
fuiste la mujer más libre.
 
Con la cabeza siempre alta,
la chupa de cuero negro
y un volcán en tu mirada,
toda tu vida sin dueños.
 
Te gusta enseñar tu cuerpo,
y luego pasa, con razón,
porque no hay nada más cierto
que tú te lo buscas, amor.
 
Tus vestidos ajustados
son una provocación,
las que visten a los santos
te miran y sienten rubor.
 
A ti te llamaban puta,
pero nunca te vendiste,
no fuiste una virgen pura,
fuiste la mujer más libre.
 
Con la cabeza siempre alta,
la chupa de cuero negro
y un volcán en tu mirada,
toda tu vida sin dueños.
 
Dicen que sí a sus esposas
pero piensan en tu escote,
tus caderas y tu boca
todas las Misas de doce.
 
No creen que seas decente,
cada día estás con uno,
ríen soberbias al verte
y no ven su propio yugo.
 
A ti te llamaban puta,
pero nunca te vendiste,
no fuiste una virgen pura,
fuiste la mujer más libre.
 
Con la cabeza siempre alta,
la chupa de cuero negro
y un volcán en tu mirada,
toda tu vida sin dueños.
 
Nunca fuiste una señora,
ni para ricos ni pobres,
la muerta a quien nadie llora,
a quien nadie deja flores.
 
Para todos, recuerda que eres
libertina sin futuro
en tierra de Papas y Reyes
a los que nadie ve desnudos.
 
A ti te llamaban puta
por tu forma de vivir,
porque tu vida era tuya,
porque escogiste sonreír.
 
A ti te llamaban puta
pero siempre fuiste feliz,
nunca sentiste la culpa
de reprimirte hasta morir.

Etiquetas: Sin etiquetas

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Jesús de Matías Batalla.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa SL.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.